slide1-logo-1300-260
slide2-logo-1300-260
slide3-logo-1300-260
previous arrow
next arrow
educacion patrimonial
participacion en politicas publicas
programa de conservacion
ordenamiento territorial
investigacion

Programa de Buenas Prácticas Conservación Ecosocial de Humedales

img x

El proyecto

El Programa de Buenas Prácticas (PBP) es un plan de gestión territorial articulado en conjunto con los actores sociales locales, con el objetivo de proteger la diversidad biológica, manejar los recursos naturales y fomentar la conservación del paisaje cultural en áreas claves para la protección de los humedales costeros de Chiloé. Este plan busca la compatibilidad de actividades productivas con la protección del valor ambiental de las microcuencas, específicamente desarrollando iniciativas relacionadas a la producción agroecológica, el turismo sostenible, la valorización patrimonial, restauración de hábitats claves y la rehabilitación del bosque nativo.

Avances e iniciativas

  • Entrega de información a los propietarios aledaños al humedal sobre PBP.
  • Elaboración de línea base de la vegetación del humedal, marismas, cuencas hidrográficas y fragmentos de bosque nativo.
  • Caracterización predial, considerando tipos y uso de suelo, geomorfología, identificación de cuencas, vertientes, pozos y prácticas prediales.
  • Iniciativas de recuperación de hábitats en humedales, como los sitios de descanso de las aves playeras.
  • Fomento de rehabilitación del bosque nativo articulada con CONAF.
  • Capacitaciones con actores locales sobre forestación (CONAF) y agroecología (CET) y entrega de semillas para diversificación de huertas.
  • Capacitación sobre humedales costeros y avifauna a operadores del área de turismo local.
  • Compra de sitios claves para la conservación de la avifauna, en el borde costero.
  • Implementación de huerto orgánico demostrativo para fomentar agroecología.
  • Búsqueda de distintas alternativas de conservación, como concesiones marinas o costeras destinadas a la avifauna y usos consuetudinarios.

Algo sobre los territorios

El PBP se está implementando desde 2011 en el sitio piloto del humedal de Pullao, abarcando las localidades de Quilquico, San José y Pullao (península de Rilán, comuna de Castro). A partir de 2013 se amplió a los humedales de Curaco de Vélez, Chullec y La Planchada, en la Isla Quinchao, esperando para el año 2014 en adelante, ampliar el horizonte de este programa hacia sitios como Caulín y el humedal de Quilo, en la comuna de Ancud.

La península de Rilán, donde se enmarca el programa piloto de Pullao, es la zona del archipiélago de Chiloé de mayor población rural históricamente; posee una profunda tradición agrícola y ganadera, aunque también las mayores tasas de deforestación. Por ejemplo, en Pullao alrededor de un 20% del territorio corresponde a bosque y matorral (en estado degradado), mientras alrededor del 70% son tierras agrícolas y ganaderas. Otro aspecto relevante es la alta subdivisión predial, y por lo tanto la gran cantidad de propietarios de tierras en las cuencas.

Fundamentos del programa

Los humedales de la costa centro oriental de la isla grande de Chiloé tienen cualidades únicas que los han hecho propicios para el asentamiento de poblaciones humanas, así como para la sobrevivencia de importantes poblaciones de fauna, entre ellas las miles de aves migratorias que se congregan cada año en estos sitios de importancia ecológica y cultural.

Dichos ecosistemas están altamente asociados al territorio circundante mediante la hidrología; las quebradas y esteros funcionan como corredores entre las partes altas de las cuencas y el mar, transportando sedimentos, organismos, materia orgánica, y nutrientes que mantienen el importante equilibro ecológico. Esto implica que los usos y prácticas de manejo de la tierra en las cuencas tienen efectos directos en la integridad de los humedales costeros.

Una forma de conservar esta rica diversidad biológica, es planificando los manejos de la tierra a nivel de cuenca hidrográfica para mantener la calidad y cantidad del agua dulce y suelo. En este sentido, las actividades más relevantes son los cambios de uso de suelo (forestación-deforestación) y las prácticas agrícolas. El turismo cobra relevancia directamente en los sitios de humedales, pudiendo ocasionar fuertes perturbaciones si no se planifica en función de la comprensión de los ecosistemas. Así el PBP se crea para prevenir, revertir o mitigar las amenazas en humedales y microcuencas, asociadas a los manejos prediales.

Actores involucrados

Entre los actores participantes se encuentran particulares: pequeños agricultores, emprendedores locales, dirigentes sociales; organizaciones privadas: juntas de vecinos, comités de agua potable rural; empresas privadas y organismos públicos: municipios, escuelas, Armada (Directemar).

En la ejecución se cuenta con el apoyo directo de instituciones como el Centro de Educación y Tecnología (CET Chiloé) y su Programa SIPAM; La Corporación Nacional Forestal – CONAF y el Instituto de Desarrollo Agropecuario – INDAP.

El PBP cuenta con el apoyo del International Alliances Program de Audubon SocietyNeotropical Migratory Bird Conservation (NMBCA) de US Fish and Wildlife ServiceMitsubishi Corporation Foundation for the Americas y Donner Foundation.

Mapa